A la hora de iniciar este proyecto lo teníamos muy claro:
“Si queremos navegar en la mejora de la salud infantil, pintemos un mar de ilusiones”.

Y así lo hicimos. Preparamos nuestro traje de buzo y, bajo esta premisa, nos propusimos inundar de color la planta de Pediatría del Hospital General Santa Lucía de Cartagena.

Pasó el tiempo y lo que era una bonita iniciativa, es ya una realidad gracias a la colaboración de BOIRON y a la participación de la Fundación CurArte. Una fauna submarina muy especial crece en las paredes del Hospital: ahora lucen pulpos, estrellas de mar, peces de colores y tesoros en compañía de marineros con bata blanca y muy buenas intenciones. Ellos nos ayudarán a cumplir nuestro objetivo: hacer la estancia de los niños y sus familiares en el hospital menos triste y contribuir a su curación, creando un entorno positivo y repleto de alegría.

Ahora, recordarán su travesía por el hospital como una aventura llena de color.

Y nosotros, con la satisfacción de haber contribuido a dar vida a una iniciativa de mucho mérito, premiada como Mejor Proyecto Solidario por el periódico sanitario El Correo Farmacéutico.